La creación de las joyas comienza en la conversación con el cliente que traslado a la astillera de mi mesa de trabajo.

Me gusta desenvolver las emociones de cada persona y adaptarme a los diferentes estilos y sentimientos para brindar mayor libertad y sorprender a los más intrépidos.

Crear desde el interior plasmando en cada pieza las emociones. Los materiales que utilizo los decide el cliente: piedras preciosas, semipreciosas, oro, plata, platino o latón.

Pongo toda mi pasión, esfuerzo, dedicación y cariño como si cada joya fuese la primera.
Apuesto por la transparencia, el trabajo bien hecho y la calidad.